¿Cómo aprender a cantar?

Funcionamiento del aparato vocal.¿Cómo aprender a cantar?

¿Cómo aprender a cantar? Una vez vistos por separado los diversos aparatos que intervienen en la producción de la voz, exponemos en pocas palabras el funcionamiento conjunto de lo que es el aparato vocal, la técnica vocal o técnica de la voz, cómo interactúan o se interrelacionan para producirla:

Al inspirar, el aire pasa por la laringe (con la glotis abierta en posición de no fonación), y la tráquea hasta los pulmones; éstos se llenan de aire totalmente, hasta su parte más baja; por el ensanchamiento pulmonar el diafragma es obligado a descender y se pone en tensión.

Al expirar, el diafragma tiende a subir a su posición normal, empujando el aire hacia la laringe; la glotis se cierra por la tensión de las cuerdas vocales que vibran por la acción del nervio recurrente; la columna de aire pasa a través de la glotis más o menos cerrada, poniéndose en vibración y, por tanto, produciéndose el sonido en ese momento.

El aire, convertido en sonido, se dirige hacia los resonadores, donde adquiere su amplitud y su calidad antes de ser expulsado.
De las tres fases de este proceso, la respiración y la utilización de los resonadores son importantísimas para cantar bien.

En el apartado siguiente se dan unas pautas de trabajo para la formación vocal de los cantores de coro. ¿Cómo aprender a cantar?

Este método de trabajo puede ser útil al director que ya tiene formación vocal técnica y sabe, por tanto, cómo comunicarla. En el caso de un director no formado vocalmente, considero que es imposible el llegar a estarlo por medio de un texto escrito; algo así como aprender a cantar por correspondencia no es posible.

¿Cómo debe ser el trabajo práctico en coro para saber ¿cómo aprender a cantar? cantante?

El trabajo de la formación vocal de un coro es algo muy lento, cuyos efectos se empiezan a notar a medio plazo. Realmente dura toda la vida del cantor y del coro.

Un profesor debe tener esto en cuenta para dosificar gradualmente los distintos elementos de esta formación, a través de muchos ensayos o, mejor, de todos los ensayos, pues a cada ensayo debe preceder un tiempo de técnica vocal, bien como aprendizaje, bien como preparación al mismo.
El proceso de la formación vocal para el coro deberá seguir los pasos siguientes:

Metodología de la relajación:

Ya hemos visto que el acto de cantar bien es muy complejo, y afecta a muchos órganos de nuestro cuerpo; además hay que añadirle la necesaria facultad racional que lo convierta en obra de arte. A las dificultades técnico-vocales hay que añadir las dificultades de la música, texto y estilo de la obra que se interpreta. Toda la persona está involucrada en la acción de cantar. La atención y concentración que todo esto requiere no es posible si no se consigue un adecuado estado de relajación personal exterior e interior.

DOS EJERCICIOS DE RELAJACIÓN

Describimos en aquel capítulo con sencillez, sin otras pretensiones científicas o paracientíficas que las de obtener los resultados que perseguimos: que los cantores tengan la serenidad y el autocontrol necesario para no desperdiciar energías inútiles, sino concentrarlas en los elementos anímicos y corporales que necesitan utilizar para realizar su misión.

Relajación pasiva:

Es aquélla en la que sólo trabaja la mente, mientras el cuerpo permanece aparentemente inactivo.
El director, previa concienciación de los cantantes, les va a ir invitando a que hagan una serie de cosas o a que ejerzan un determinado control mental sobre algo. Estas invitaciones serán pausadas, lentas, con tono cálido de voz, que lleven a la tranquilidad y a la paz al colectivo coral; de ninguna manera al nerviosismo o a la intranquilidad, por la prisa con que se habla o el tono fuerte o áspero de la voz (el hacer un ejercicio de relajación con sensación de prisa, nerviosismo o carácter imperativo es una contradicción en sí mismo).


Se invita a los cantantes a sentare con las piernas flexionadas normalmente (no cruzada) las manos abiertas apoyadas sobre los muslos el tronco apoyado sobre las caderas. Todo con naturalidad sin especial esfuerzo.

En esta posición se invita cerrar los ojos y, progresivamente, ir aflojando los nervios musculares y hacer la respiración (nasal) pausada ritmada (con tiempos iguales para la inspiración y la expiración) y profunda.

A continuación se les invita a dar una serie de órdenes mentales de relajación o distensión a las distintas partes del cuerpo, miembros y articulaciones.

La secuencia podrá ser la siguiente:

Los párpados

El velo del paladar (paladar blando) la lengua (recostada en su base natural).

Los músculos del cuello; abdominales si la relajación fuera total, caería la cabeza), hombros y de la espalda, costales, brazos, de las piernas, pies, cara (labios cerrados, pero no apretados, caja dental floja, sensación de que la boca se abriría con un levísimo tirón del mentón, de la frente y las articulaciones de los dedos, muñecas, rodillas, tobillos, muslos, codos. (Hasta cierto punto)

Tomar conciencia del diafragma y su trabajo constante.
Al terminar este ejercicio, que al principio podrá durar de diez a quince minutos, se deberá sentir una agradable sensación de placidez, bienestar y descanso. En los primeros ensayos aquí terminará la sesión de técnica vocal.

Relajación activa:

Es aquélla en la que, para conseguir la meta de la relajación, hay movimiento corporal. Es un ejercicio algo gimnástico, pero su objeto no es hacer trabajar los músculos, sino al contrario, destensarlos con vistas a la concentración y autocontrol final.

Estos ejercicios requieren que los cantantes estén algo separados unos de otros para los movimientos que se van a realizar, además de buena ventilación. Seguirá una secuencia de pasos, en este caso activos, semejante a la anterior:


• Invitación a ponerse de pie, derechos, con normalidad, los brazos naturalmente caídos, los pies levemente separados, controlamos nuestra respiración nasal para hacerla pausada y profunda.

• La frente, los ojos (si es preciso, automasajearse la frente y las sienes con los dedos).

Las zonas de la cara: abrir y cerrar la boca con cierta amplitud, mover a uno y otro lado la mandíbula inferior, movimiento circulares, desplazar la cara por medio de la boca y los ojos de las maneras más inverosímiles.

El velo del paladar (el posterior, que va hacia la garganta) subir y bajarlo del paladar ahuecando el pico hasta provocar el bostezo (con él se distienden además todos lo nervios faciales.


La lengua: apretarla contra los dientes superiores o contra el paladar duro y aflojarla dejándola caer en su lugar natural.

• Los hombros y la espalda levantar y bajar uno a uno y moverlos circularmente.

• Abrir el pecho, expandiendo la caja torácica para dejar mayor espacio a los pulmones.

• Tomar conciencia del diafragma, continua relacionado con la respiración, comprobar que puede entrar o salir rápidamente, que se note su acción en los costados e incluso por detrás.

Estamos en el primer paso de la formación vocal.

Cuando este paso de la relajación se haga con relativa rapidez, se podrá pasar al siguiente, de la formación en la respiración.

Método de la Respiración:

Metodología de la emisión del sonido y su resonancia.

Cada uno de estos pasos tiene su propio proceso de aprendizaje y práctica, y no empezará a combinarse con el paso siguiente hasta haberlo ejercitado bastante. Y te preguntas ¿cómo aprender a cantar? Y así, cuando el profesor dice: “Vamos a aprender a cantar bien”, y enseña la relajación, o la respiración, realmente está enseñando a cantar bien, aunque durante muchas sesiones no llegue a decir nada sobre la emisión del sonido. Todo llegará.

Deja un comentario